Vivía una hermosa y acaudalada joven llamada Carmen, la cual estaba enamorada Don Luis, quien le correspondía, sin embargo el padre de Carmen no aceptaba la relación por la diferencia de clases sociales.

 

Por tal motivo decidió comprometer a doña Carmen con un viejo y rico noble. Cuando el joven enamorado se enteró de esto compró una casa en frente de la de ella, sólo separados por un callejón, cuál fue la sorpresa de doña Carmen cuando, asomada a su balcón, se encontró a tan corta distancia con el hombre a quien amaba.

 

Un día el padre de doña Carmen se enteró, subió al cuarto de su hija y los vio juntos, cegado por la furia, enterró una daga de un sólo golpe en el pecho de su hija, Don Luis al ver a su amada morir ante lo inevitable, dejó un tierno beso sobre aquella mano tersa y pálida, ya sin vida.

 

Desesperado don Luis se suicidó, tirándose desde el brocal del tiro principal de La Mina de la Valenciana.

 

Desde entonces este callejón lleva ese nombre trágico y romántico. "El callejón del beso"

 

Esta leyenda tiene una advertencia, la pareja que visite este sitio y se de un beso en el tercer escalón de este afluente angosto logrará su felicidad durante siete años, sin embargo, quien no lo haga y pise el lugar, tendrá siete años de mala suerte.