Los monjes de la calle Subterránea

Entre oraciones musitadas en la oscuridad, dos espectros de monjes recorren parte de la calle subterránea y la parte trasera del conocido Teatro Juárez. Su pena tiene origen desde la mitad del Siglo XIX, cuando se ordenó la demolición del Convento de San Pedro Alcántara.

 

Fue en esos años cuando Encarnación Serrano, ex jefe político de la Administración Pública, compró el convento y planeó la edificación del que después se conoció como el Hotel Emporio.

 

La población, indignada, maldijo y condenó al dueño al saber esto, en tanto algunos de los monjes dieguinos que habitaban el lugar morían de enfermedades inexplicables.

 

La tragedia siguió cuando al tratar de demoler una de las torres del convento, murieron en un accidente seis albañiles. A esto se sumó que ya construido el hotel, los huéspedes se enfermaban de manera extraña.

 

Finalmente el hotel quebró y el entonces Gobernador Florencio Antillón ordenó la construcción del Teatro Juárez, sin embargo, desde entonces dos de los monjes que murieron antes de ser derribado el convento se aparecen en la calle subterránea.

 

Todas las noches del cuatro de octubre de cada año, aparece por el Jardín de la Unión una procesión de monjes dieguinos. Puedes apostarte a esperarlos, querido visitante, la leyenda dice que el suceso acontece entre tres y cuatro de la mañana...

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    MARLEEN (viernes, 27 septiembre 2019 20:40)

    CELESTE