Esta es una de las festividades más esperadas por los habitantes de Santa Rosa de Lima y de Guanajuato desde 1864.

La representación histórica del Grito de Independencia comienza en la noche, un día antes de la celebración (por lo regular es el tercer fin de semana del mes de Octubre).

Al día siguiente la fiesta inicia con una misa y un desfile, donde participan la Reina de Santa Rosa, la banda de guerra y los participantes de las guerrillas (gachupines e indios tejocoteros).

 

Es una de las tradiciones más bonitas y que más se llevan en la piel, pues los habitantes se caracterizan con vestimentas de aquel tiempo y así comienzan las guerrillas.

Los gachupines y la gente del pueblo está lista para pelear y llegar hasta donde se simula la Alhóndiga de Granaditas.

 

Durante estas batallas ¡aguas! Escucharás cañones que a nosotras nos hicieron sentir que el sueño retumbaba (¡exageradas!), el sonido es bastante intenso, hasta nos obsequiaron un poco de algodón para tapar nuestros oídos (y creemos que aun así no fue suficiente). Pero todo es parte del show y terminas disfrutándolo.

 

Los habitantes de comunidades vecinas llegan en sus caballos que en ocasiones rentan para los visitantes. De repente podrás ver por ahí gente con la cara manchada de negro y esto es porque los participantes en esta guerrilla suelen pasar y llenarte la cara, nada que no se pueda limpiar y es súper padre porque te hacen estar dentro de la historia.

 

Como en toda fiesta de pueblo, encontrarás deliciosa y tradicional comida, juguetes , artesanías, juegos y unas refrescantes micheladas.

 

¡Una fiesta llena de olor , color y tradición que no te puedes perder!